Opinión del taller: «Reflexión pedagógica en el contexto de las prácticas docentes», por Pilar Diez

 

*Editado por: Jaime Fauré y Daniela Arcas

 

En el mes de julio se llevó a cabo un espacio formativo en modalidad taller, impartido por los académicos Jorge Chávez y Jaime Fauré. Este espacio contó con la colaboración en la organización de Sandra Contreras, Coordinadora de Prácticas de Educación Parvularia y de Pilar Diez, del Servicio Local de Educación Pública (en adelante, SLEP) de Barranca. El taller se tituló “Reflexión pedagógica en el contexto de las prácticas docentes” y buscaba propiciar la reflexión y discusión en torno a la propia práctica pedagógica de las educadoras de párvulo y las directoras de jardines infantiles. Conversamos en exclusiva con Pilar Diez, del 1 sobre esta iniciativa.

 

Pilar Diez, del Servicio Local de Educación Pública de Barranca

 

En términos generales, ¿qué te pareció la actividad?

La actividad me pareció interesante en términos reflexivos. Pienso que la propuesta teórica fue coherente con el modelo pedagógico de Barrancas y las necesidades formativas identificadas para el fortalecimiento de la práctica docente de las educadoras. Igualmente, la metodología utilizada, al ser dialógica y reflexiva, posibilitó que las participantes se abrieran a compartir experiencias personales y pudieran vincularlas con su ejercicio profesional. Luego de cualquier espacio formativo, realizamos una encuesta de evaluación. En este caso, las directoras y educadoras valoraron positivamente la instancia.

 

¿Qué es lo que más te llamó la atención del contenido? ¿Qué recuerdas más?

Lo que más me llamó la atención es que se propusiera una definición explícita de reflexión, porque dentro del mundo educacional hay muchas palabras que van perdiendo sentido y movimiento. Nociones como innovación, mejora continua, reflexión, entre tantas otras, se van tornando vacías dentro de la práctica pedagógica. Encuentro destacable que se problematice sobre la noción de reflexión, para posicionarnos territorialmente desde comprensiones comunes, y porque las exigencias cotidianas -la contingencia, cumplimiento de metas, etc.- coartan los espacios de reflexión al interior de los equipos.

Igualmente, me pareció interesante que se planteara el marco conceptual en la primera sesión y que, aun siendo un espacio formativo breve, las participantes tuvieran la oportunidad de llevar a cabo un ejercicio reflexivo autónomo como tarea. Y que, además, en la segunda sesión fuera posible poner en práctica y pensar conjuntamente el contenido abordado en la primera sesión y en la tarea encomendada.

¿Podrías explicarnos cómo nació la iniciativa de realizar este taller? ¿Piensas que se volverá a poner en marcha nuevamente en el futuro?

La iniciativa de realizar este taller nace del área de Formación y Desarrollo Profesional del SLEP de Barranca, área en la que me desempeño profesionalmente. Nuestro objetivo como unidad, de acuerdo con la ley 21.040, es orientar el desarrollo profesional continuo de los equipos directivos, docentes y asistentes de la educación de los 77 establecimientos del territorio, según las necesidades formativas de los docentes y no docentes. En el diagnóstico de 2021 se identificó la necesidad, por parte de educadoras de jardines y salas cuna, de reflexionar en torno a la propia práctica pedagógica con la finalidad de reconocer su efectividad y las posibilidades para adecuarla, ajustarla y/o modificarla. En este sentido, es altamente probable que se requiera nuevamente desarrollar talleres e instancias formativas de este tipo, debido a que desde el SLEP de Barranca perseguimos construir una cultura territorial reflexiva, desde un enfoque teórico-práctico, para la configuración de la identidad de desarrollo profesional directiva y docente.

 

¿Qué opinas de la conexión que tiene actualmente tu SLEP con la universidad?

El SLEP de Barrancas mantiene convenios de colaboración con diferentes organismos públicos y privados con la finalidad de mejorar y enriquecer las experiencias de aprendizaje de las y los estudiantes que forman parte de los 77 establecimientos educacionales del territorio (Cerro Navia, Lo Prado y Pudahuel). En este contexto, el SLEP de Barranca sostiene un convenio de colaboración con la Facultad de Educación y Ciencias Sociales de la Universidad Andrés Bello. A través de este espacio de cooperación se busca abordar asuntos de interés común para ambas instituciones.

El actual convenio que existe entre la Universidad Andrés Bello y nuestro SLEP de Barranca destaca el desarrollo profesional de directivos y docentes. Entre otras cosas, hemos puesto el foco es la adquisición de conocimientos y desarrollo de competencias de directoras y educadoras de párvulos de los 23 jardines infantiles y salas cuna del territorio. Las instancias de este tipo son muy valoradas por ellas, y como SLEP esperamos continuar construyendo en conjunto espacios formativos sistemáticos que respondan a una política formativa específica.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: